volver arriba

Hna. Petra Sánchez Porras

“he corrido hasta la meta, he mantenido la fe...”

FOTO

El Señor sigue llamando a nuestras Hermanas para celebrar la Pascua eterna junto con el Resucitado. Hoy, 12 de octubre, el Señor ha llamado a nuestra Hermana María Petra. Quiere hacerla partícipe del banquete eterno, en este día que celebramos la gozosa fiesta de Nuestra Señora del Pilar. Junto con María, nuestra hermana María Petra goza ya, en la Casa del Padre, de la Vida sin fin.  Ha fallecido a los 97 años edad y 60 de Vida Consagrada, en la comunidad “Mater Carmeli” de Vitoria.

Hna. María Petra nació en Abia de las Torres, (Palencia) el día 29 de junio de 1921. Ingresó en el Carmelo Misionero el 5 de mayo de 1956 y profesó como Carmelita Misionera el día 8 de noviembre de 1957 en Pamplona. En su trayectoria vocacional y apostólica encontramos muchos gestos de generosidad, de sencillez, de entrega, de servicio.

 

FOTO

En su larga vida como Carmelita Misionera, ha estado en las comunidades de: Pamplona: “San Francisco Javier”; en Barcelona: Casa Madre “San José”; Santa Cruz de Vallcarca; “Virgen del Carmen” y “Santa Teresa de Jesús”; en Tárrega: “Nuestra Señora de las Virtudes”; en Burriana: “Centro de Espiritualidad”; en Lérida: “Padre Palau” y en Vitoria: “Mater Carmeli”. En esta última comunidad “Mater Carmeli” de Vitoria, ha vivido los últimos meses de su vida.

 

FOTO

Recordamos la huella que ha dejado en su paso por dichas comunidades. Cuantos han vivido con ella, son testigos de su entrega, silencio, oración, y capacidad de servicio hacia cualquiera que lo necesitase. Vivió siempre el gozo de una vida entregada a Dios con generosidad, sencillez y alegría en las diferentes misiones que realizó a largo de su vida de Carmelita Misionera. Era una persona buena, acogedora y mantenía vivo el sentido de pertenencia a la Familia, orando por los proyectos y necesidades de la Congregación, por la Iglesia y por toda la humanidad.   Hna. María Petra vivía la misión en el día a día.

Unidas en comunión de Hermanas, elevamos nuestra acción de gracias al Señor por el testimonio de vida de nuestra hermana. Oramos al Señor para que la tenga ya en su Reino de Paz, de Amor y contamos también con su intercesión ante el Padre por su familia y por el Carmelo Misionero, para que sigamos fieles a nuestra vocación en el servicio de la Iglesia por el Reino.

Madrid, 12 de octubre de 2018

Hna. Carmen Ibáñez Porcel



« Hna. M Rosario Fernández Fuentes Hna. Aranzazu Unanue Bergareche »

¿Quieres recibir en tu email nuestro boletín informativo? Es fácil: apunta tu dirección de correo electrónico.