volver arriba

El cuerpo del amor

Xavier Quinzà Lleó SJ

FOTO

Tantas Eucaristías diarias, semanales o de vez en cuando. Tantas Eucaristías vividas ¿vividas? a lo largo de nuestra vida.

Xavier Quinzà nos invita a descubrir el compromosimo la belleza y el compromiso vital al que estamos invitados, si no sdejamos seducir por la llamada a participar y celebrar el misterio que encierra.

Una invitación que nos "obliga" a no ser "sujetos pasivos", si no "ausentes" del misterio que celebramos.

"Lo importante es dejarnos abrir el corazón y las manos para entregarnos a con Él"

"...vivir en la comunión es hacernos comunión nosotros. No silamemte Dios en nosotro, sino nosotros en Él y en los hermanos"

"Porque puede ser un peligro cierto: privatizar la Eucaristía como un acto de mera piedad, como una devoción particular, en lugar de hacer de ella lo que es: una exhibición pública y notaria del único sacrificio que es capaz de cargar con el pecado de los otros y descargarnos, por tanto, de la vergüenza y de la culpa que vamos acumulando en la historia."

Eucaristia como el lugar de adoración, de encuentro, de comunión con Dios y con el hermano.



« La iluminación es la Espiritualidad Un viaje a la libertad »

¿Quieres recibir en tu email nuestro boletín informativo? Es fácil: apunta tu dirección de correo electrónico.