volver arriba

Hna. Purificación Vázquez López

“Yo soy la resurrección y la vida”.

 

 

FOTO

HNA. MARÍA PURIFICACIÓN VÁZQUEZ LÓPEZ nos ha precedido en la casa del Padre. Falleció el día 25 de enero de 2016, a los 97 años de edad y 73 de Vida Consagrada, en la comunidad “Santa Teresa”, Enfermería-Casa Madre, Barcelona (España). Con la lámpara encendida entró en el gozo de su Señor y ya está celebrando la Pascua eterna. 

 

FOTO

Camino recorrido: 

 

Hna. María Purificación nació en Marcelle (Lugo), el 27 de abril de 1918. Profesó en Pamplona el 28 de febrero de 1942. Sus primeros destinos fueron de estancia breve, la recordamos en Berga y en la casa Madre, colaborando en servicios comunitarios. Sin embargo, en la Clínica “Solarium” de Barcelona estuvo 42 años, ayudando, con entrega y delicadeza a los enfermos, y acompañando y confortando a los familiares ante la realidad de sus seres queridos, momentos importantes para descubrir el amor y la bondad del Dios de la Vida.  En el año 1986 fue destinada a la comunidad de Es Castell (Menorca), allí estuvo unos años colaborando en la parroquia y visitando personas ancianas y enfermas. En el año 1991 se incardina en la comunidad “Virgen del Carmen” de la Casa Madre, donde, a pesar de la edad y limitaciones físicas, ayudaba en la comunidad y colaboraba en la actividad misionera de la misma, en la que hermanas y laicas dedicaban parte de su tiempo libre a confeccionar prendas de vestir para los niños de nuestras misiones y a otros trabajos manuales. Finalmente fue trasladada la enfermería de la Casa Madre. Su paso a la Vida ha sido sereno, con la paz de los justos que confían plenamente en el Señor. 

 

 

FOTO

Huella que ha dejado:

LA RESPUESTA VOCACIONAL: El gozo de ser Carmelita Misionera y su fidelidad al don recibido; siempre abierta y vigilante para responder a la llamada del Señor hasta el final de su existencia. 

LA ACTITUD ORANTE: buscadora de “tiempos” para fortalecer la relación personal con el Señor y descubrirle en la vida cotidiana. 

EL SENTIDO DE FAMILIA: El amor a la Congregación, su interés por los acontecimientos y proyectos, su oración constante por las necesidades de las hermanas y de las comunidades. 

CONSTRUCTORA DE FRATERNIDAD: sencilla, alegre, agradable en el trato, acogedora, delicada y servicial, actitudes que favorecían el ambiente fraterno.

El ESPÍRITU MISIONERO sensible a las necesidades de nuestras misiones y colaboradora con las hermanas misioneras.

Nos unimos en oración y juntas agradecemos el testimonio de su vida, su presencia en nuestras comunidades y su servicio a la Iglesia. Le pedimos que nos siga acompañando para vivir el año jubilar de la Misericordia, siendo misericordiosas como el Padre.

Os abraza, en nombre del Consejo Provincial

Hna. Carmen Ibáñez Porcel

Madrid, 31 de enero de 2016



« Hna. Juana Tainta Esandi

¿Quieres recibir en tu email nuestro boletín informativo? Es fácil: apunta tu dirección de correo electrónico.