volver arriba

Hna. Elisa Abásolo Ascasibar

“Yo soy la resurrección y la vida”.

 

 

FOTO

Hermana Elisa Abásolo Ascasibar falleció el día 12 de agosto de 2016 en la comunidad “Virgen del Carmen”, Santa Coloma de Queralt (Tarragona). Tenía 88 años de edad y 66 de Vida Consagrada. Con la lámpara encendida entró en el gozo de su Señor. Ya está celebrando la Pascua eterna con todos los elegidos y con las muchas hermanas que nos van precediendo en la casa del Padre. 

FOTO

Camino recorrido

 

 

 

Hna. Elisa nació en Arechavaleta (Guipúzcoa), 4 de diciembre de 1927, en una familia numerosa, de fuerte vivencia cristiana y carmelitana que enriqueció a nuestra Congregación con tres Carmelitas Misioneras, dos de ellas presentes entre nosotras: Arancha (en la comunidad de Livron) y Milagros (en la comunidad de Oropesa). Profesó en Pamplona el 1 de septiembre de 1949. Ha estado en las comunidades de Barcelona, Badalona, Gerona, Tortosa, Lérida y Santa Coloma de Queralt. Ha trabajado en las Clínicas y en los Hospitales de las citadas ciudades y ha cuidado con responsabilidad y delicadeza a los enfermos. En la comunidad de Santa Coloma de Queralt ha estado los 25 últimos años de su vida. Como voluntaria, colaboraba en la Residencia, ayudando, a pesar de su condición física, a los ancianos más necesitados, rezaba el rosario con ellos, les acompañaba y proporcionaba material de terapia ocupacional, intentaba con su presencia y dedicación hacerles la vida lo más agradable posible. Estando en Ejercicios espirituales le dio un ictus cerebral y después de unos días luchando “entre la vida y la muerte”, el Señor la recibió en su Reino de amor y de paz. 

FOTO

Huella que ha dejado:

Su fidelidad al seguimiento de Jesús como Carmelita Misionera. Su serenidad, era pacífica y pacificadora. Su dimensión teologal, mujer de fe y confianza grande en el Señor y en María, nuestra Madre. Su trabajo y responsabilidad en lo que se le confiaba. Era fraterna, detallista y creativa, elaboraba felicitaciones para los santos y cumpleaños de las hermanas. Su espíritu de sacrificio, entereza y grandeza de ánimo, sufrió serenamente durante muchos años limitaciones físicas. Su interés por la formación y la lectura como alimento espiritual. El amor a la Congregación y a la Iglesia, tenía muy presentes sus necesidades y oraba por ellas. 

 

 

Hoy, nos unimos en oración, como Familia y damos gracias al Señor por Hna. Elisa, por el testimonio de su vida, por su presencia en nuestras comunidades y por su servicio a la Iglesia y a la Congregación. Le pedimos que interceda por todas para que sigamos creciendo en actitudes evangélicas, como mujeres de acogida y solidaridad, de ternura y misericordia.  

 

Hna. Carmen Ibáñez Porcel

Madrid, 22 de Agosto de 2016



« Hna. Teresa Arteaga Martínez Hna. Victorina Fernández Hernando »

¿Quieres recibir en tu email nuestro boletín informativo? Es fácil: apunta tu dirección de correo electrónico.