volver arriba

Hna. Rosario Ríos Bermejo

“Yo soy la resurrección y la vida”.

 

 

FOTO

Comenzamos el año 2017 acompañando, con gratitud y esperanza, el paso a la Vida de nuestra HNA. ANGELES ROSARIO RIOS BERMEJO. Falleció el día 7 de enero de 2017, en la comunidad “Mater Carmeli”, enfermería de Vitoria. Tenía 95 años de edad y 73 de Vida Consagrada. Ya está celebrando la Pascua eterna y participando, con todos los elegidos, en el banquete del Reino.

 

FOTO

Camino recorrido

Hna. Rosario nació en Pamplona (Navarra) el día 21 de octubre de 1921. Ingresó en el Carmelo Misionero el 24 de febrero de 1943 y profesó en el noviciado de Pamplona el 31 de agosto de 1944. Destacamos lo más significativo de su trayectoria vocacional durante los 73 años de Carmelita Misionera; ha desempeñado diferentes actividades en enfermería, catequesis, colaboración parroquial y servicios comunitarios; en todos los lugares  donde ha vivido y trabajado deja el testimonio de una vida entregada y disponible. Ha estado en las siguientes comunidades: El Ferrol (La Coruña), Santander-“Virgen de Nazaret” y “San Cándido”, Oviedo, Zaragoza-“San San Antonio, Torrelavega, San Sebastián-Residencia El Carmelo, Cizur (Navarra). Finalmente, en el año 2014, fue destinada a la enfermería “Mater Carmeli” de Vitoria; en esta comunidad “samaritana” de acogida y atención integral ha llegado a la meta, al encuentro definitivo con el Padre, el Dios de amor y de misericordia.  

FOTO

Huella que ha dejado:

Su fidelidad vocacional y el empeño por responder al seguimiento de Jesús como Carmelita Misionera. Su compromiso apostólico y el deseo de servir a los demás. Su espíritu de fe y confianza para aceptar los planes del Señor en su vida. La actitud orante, su constante petición por las necesidades de la Iglesia, la Congregación, la humanidad. Su actitud servicial y disponible, su  aportación positiva y su responsabilidad en la misión apostólica y en la comunidad.

Con sentimiento de gratitud, hacemos memoria de nuestra hermana Rosario, de su vida y servicio, de su caminar hacia la casa del Padre; reconocemos la obra  que el Señor ha ido “labrando en su interior”. Acogemos su huella testimonial y pedimos al Padre su intercesión. 

 

Hna. Carmen Ibáñez Porcel

Madrid, 18 de Enero de 2017



« Hna. Mª Isabel López Sánchez Hna. Bernardina Urtasún Seminario »

¿Quieres recibir en tu email nuestro boletín informativo? Es fácil: apunta tu dirección de correo electrónico.