volver arriba

Hna. María Marcet Boné

“…Aquí estoy, ¡oh Dios! para hacer tu voluntad”. (Hb, 10,7)

FOTO

Con estas palabras os comunico que el Señor ha “tomado consigo” a nuestra HNA. MARÍA MARCET BONET para que goce de la Resurrección y de la Pascua eterna. El día 23 de marzo, llegó a la meta de la vida de forma sencilla e inesperada, a los 75 años de edad, y 56 de Vida Consagrada, en la comunidad “Santa Teresa”, Terrassa (Barcelona). Ese mismo día tuvo comunicación con algunas hermanas, diciendo no se encontraba muy bien; Al atardecer le llegó “su hora”, esa hora cierta pero de fecha desconocida. Se fue en silencio,  sin previo aviso. Este acontecimiento nos confirma, una vez más, que el Señor es el dueño de la Vida y de la muerte y que viene a buscarnos cuando Él quiere.

 

FOTO

Nació en Terrassa el 31 de octubre de 1944, en una familia de siete hermanos y de profunda vivencia cristiana, fundamento esencial de su decisión de seguir a Jesús en el Carmelo Misionero, en el que profesó el día 12 de noviembre de 1963; ya se habrá reunido en la casa del Padre con su hermana Rosa, Carmelita de la Caridad-Vedruna y su hermano Antonio, sacerdote escolapio.

Los primeros años de su vida religiosa estuvo en Pamplona donde hizo el noviciado, profesó y cursó sus estudios de magisterio. A partir de 1968, ha formado parte de las comunidades de Navás, Barcelona: Casa Madre “San José y Casa Madre “Santa Teresa” y Sants “Santa Teresa”. Desde esta última comunidad  iba a trabajar de profesora al colegio Mare de Déu del Carme del Prat de Llobregat y Terrassa “Santa Teresa”, lugar en el que se encontraba desde el 2001 y donde ha fallecido. En todas estas comunidades ha estado entregada al servicio de la educación  y de la administración en los colegios. En estos últimos años ha colaborado en la administración provincial desde la zona de Barcelona, apoyando a la vez a las administradoras locales en todo aquello que necesitaban. También, en estos últimos años, ha sido presidenta de la Fundación Esvedrà para los colegios de Cataluña. Durante varios trienios, ha realizado el servicio de Superiora local entregándose generosamente al cuidado de las hermanas.  

FOTO

Muchas hermanas y laicos han conocido a María y han disfrutado de su compañía y fraternidad. Así la recordamos, una carmelita misionera vocacionada, fiel y generosa; sencilla, acogedora, muy detallista. Muy cercana y alegre con los niños y sus familias. Nos ha dejado cumpliendo su misión, en servicio comunitario, como quien espera a su Señor para abrirle la puerta y entrar con Él al Banquete de Bodas, donde el amor y la misericordia son el pan y el vino de la mesa común, premio y la corona de los justos que mueren en el Señor.

 

Damos gracias al Señor por la vida y la entrega de nuestra Hna. María. Deseamos que goce de su presencia eternamente. Pedimos por su intercesión que Dios derrame los dones de su Espíritu sobre “la faz de la tierra” y que las carmelitas misioneras nos dejemos fecundar por este mismo Espíritu,  para ser mujeres evangélicas, testigos de fe y esperanza en nuestra sociedad peregrina, que busca a Dios en medio de la noche.

Madrid, 28 de marzo de 2020

Hna. Carmen Ibáñez Porcel



« Hna. Ángela Prats Sanz Hna. Concepción Florensa Parés »

¿Quieres recibir en tu email nuestro boletín informativo? Es fácil: apunta tu dirección de correo electrónico.