volver arriba

Hna. Nieves Oteo Gómez

“…Aquí estoy, ¡oh Dios! para hacer tu voluntad”. (Hb, 10,7)

FOTO

Con la esperanza en el Dios de la Vida os comunico que nuestra Hermana MARIA NIEVES OTEO GOMEZ ha sido invitada por Jesús, su Señor, “de quien se ha fiado”, a participar en la fiesta del Banquete eterno, en el que participan los justos que mueren en el Señor. Ha llegado a la meta y está gozando en la Casa del Padre junto con cuantas hermanas nos han precedido. Falleció el día 29 de marzo de 2020 a los 88 años de edad y 59 de vida consagrada, en la comunidad “Santa Teresa”, enfermería de la Casa Madre, Barcelona.

 

FOTO

María  Nieves nació el 15 de abril de 1931 en Santa María de las Hoyas (Soria); Ingresó en el Noviciado de Pamplona en 1959 y profesó como Carmelita Misionera el 12 de noviembre de 1960.

 

Recordar a Hna. María Nieves es dar gracias a Dios por el testimonio de su vida y misión en los diferentes servicios que le encomendara la Congregación. Estuvo en España, Canadá y Francia. Apenas había profesado, cruzó el Atlántico rumbo a Canadá. Allá en Joliette y Montreal, supo darse con mucha generosidad y dulzura a cuantos la necesitaban, enfermos, personal y hermanas. Más tarde la encontramos en Francia, colaborando en los servicios de sanidad, en la Clínica La Rouissillonnaise y en Perpignan en el Centro de espiritualidad Mont Thabor. En todos estos servicios ha colaborado en muy diferentes actividades, tanto en los primeros inicios del Centro de Espiritualidad, contra la violencia acogiendo y hasta escondiendo a las mujeres maltratadas, ayudando a los pobres, a los necesitados, indigentes, presos…

 

FOTO

Hna. María Nieves era una persona de fe y oración, de profunda gratitud al Señor y a los hermanos; muy humilde, sencilla, fraterna, amaba mucho la vida comunitaria. Sabía vivir olvidada de ella misma y por eso buscaba siempre  lo mejor para los demás; era acogedora, servicial y alegre; de buenas relaciones, conectaba fácilmente con las personas. Siempre tenía una palabra de disculpa para los demás, de perdón, de acogida y una sonrisa para todos. Su ejemplo y modelo siempre fue María.

Pedimos al Señor que acoja en su Reino a nuestra querida hermana y que su testimonio de fe y fortaleza nos aliente en nuestro camino de seguimiento a Jesús por la extensión del Reino. Gracias Nieves por la paz y el gozo de tu vida; te pedimos intercedas ante el Padre  por el Carmelo Misionero para que, sepamos hacer de nuestra vida una ofrenda a Dios y a los hermanos como fue la tuya. 

Madrid, 30 de marzo, 2020

 Hna. Carmen Ibáñez Porcel

 



« Hna. Purificación Goti Ordeñana Hna. Felisa Lejarda Gorostiza »

¿Quieres recibir en tu email nuestro boletín informativo? Es fácil: apunta tu dirección de correo electrónico.