volver arriba

Hna. Irene Morrás de Goñi

“Delante de los ángeles, tocaré para Ti, Señor”

(Salmo 137)

FOTO

Hna. Irene se ha ido al cielo con paz, serena, silenciosa, como ha vivido sus últimos años, rodeada, también, por algunos de sus familiares, que ese día habían venido a verla. Después de experimentar que estábamos a su lado, nos dejó, sin más señal que un silencio profundo.

Hna. Irene Morrás de Goñi nació en Barbarin (Pamplona) el día 5 de abril de 1928. Entró en el Carmelo Misionero el día 24 de agosto de 1949 y profesó como Carmelita Misionera el día 2 de marzo de 1951. Falleció el día 20 de junio de 2022 en la comunidad “Mater Carmeli” Vitoria.

¡Fue una gran misionera! El mismo año de profesar fue enviada a tierras de misión: San Fernando (Chile), y posteriormente a las comunidades de Arrecifes, Rio Cuarto, Buenos Aires y la Banda (Argentina). Trabajó con gran generosidad en comunidades, casas de formación, Colegios y Parroquias. De regreso a España ha vivido en las comunidades de Zaragoza, Pamplona, Ciñera (León), San Sebastián, La Coruña, Vitoria y Rincón de Soto (La Rioja). En este pueblo fue muy querida por su disponibilidad en la parroquia. Especialmente se entregó con alma, vida y corazón a formar un coro para la parroquia, donde hizo un gran servicio gracias a sus conocimientos de música, con la que tanto disfrutaba y hacia disfrutar. Aún enferma, recordarle su actividad musical en este pueblo, la hacía sonreír. Ahora canta con el coro de los ángeles.

En su trayectoria comunitaria y misionera recordamos a Irene como una persona muy vocacionada, buena, delicada en el trato, amable y bondadosa. Mujer de paz y constructora de paz, serena, fraterna y detallista. Silenciosa y sufrida, no se quejaba del dolor físico, tampoco de las personas con las que convivía o trabajaba; “una santa”, según el testimonio de hermanas que han convivido con ella. La han querido mucho tanto las hermanas como el personal que la ha atendido. Destacamos el cariño, la cercanía y compañía que le ha ofrecido siempre Hna. Angélica.

¡Gracias Irene! Tu presencia seguirá viva entre tus familiares y en las Carmelitas Misioneras, especialmente en las hermanas de esta comunidad. Gracias, también, por tus 94 años de vida y 71 de Vida Consagrada. Sabemos que nos acompañas desde el Cielo y junto a Jesús resucitado nos sigues ayudando.

Oramos por ella y por todas nosotras para que este “nuevo paso” del Señor reavive nuestra esperanza en la Pascua de Jesús y en el encuentro de las hermanas que nos han precedido.

 

Madrid 22 de junio de 2022

Hna. Cecilia Andrés

 



« Hna. Gregoria Murillo Unciti Hna. M Pía Oteiza Aragón »

¿Quieres recibir en tu email nuestro boletín informativo? Es fácil: apunta tu dirección de correo electrónico.