volver arriba

Campo de Trabajo en Zabrze

Publicado el domingo, 16 de octubre de 2011

FOTO

El niño, para el pleno desarrollo de su personalidad, necesita amor y comprensión. Siempre que sea posible, deberá crecer al amparo y bajo la responsabilidad de sus padres”

(Eglantyne jebb 1923.)

             Esta declaración de los derechos del niño que puede resultar tan evidente se queda en pequeña letra, después de la experiencia del campo de trabajo que tuvimos durante los días del 2 al 12 de Septiembre, en la comunidad de Zabrze, (Polonia).

             Pudimos no sólo ver de cerca, sino vivir de manera intensa la situación social de los niños del barrio mientras acompañábamos a las hermanas en su misión en el Centro de Día, situado en el barrio de Zandka, uno de los más pobres de la ciudad.

             Pero nuestro “estar” y nuestro “acompañar” fue mucho más allá de lo que teníamos programado, de lo que habíamos preparado con ilusión, incluso de lo que nos habíamos imaginado.

            No todos los niños gozan de los mismos derechos, no todos tienen las mismas oportunidades. Nacer cuando tu madre tiene 17 años no te va a dar muchas posibilidades de crecer de manera normal en todas tus dimensiones. Convivir en una familia donde la escena del padre o la madre enganchados al alcohol es lo cotidiano, traerá unas consecuencias emocionales para el niño. Sufrir malos tratos, asistir a discusiones diarias o tener al padre en la cárcel, está muy lejos de esa “necesidad de amor y comprensión que necesita el niño para su pleno desarrollo”…

             Esta es la realidad de muchos de los niños que las hermanas acogen en “su casa”, porque en eso se ha transformado la comunidad: en un lugar de acogida. Cada tarde las puertas se abren y aparte del refuerzo escolar, los niños juegan y se ríen y sienten que se les quiere y comen, sí comen…! porque algunos de ellos también carecen de eso.

             La experiencia con los niños y la comunidad, y disfrutar de la belleza de Polonia, ha sido para las que asistimos al campo de trabajo especialmente positiva. Intensa y entrañablemente humana. Como esa huella que se marca en ese lugar donde uno crece y se simplifica y quiere luchar por un mundo más justo.

Más información: Imágenes del Campo de Trabajo



« Pastoral Vocacional 2012-2013

¿Quieres recibir en tu email nuestro boletín informativo? Es fácil: apunta tu dirección de correo electrónico.