volver arriba

Funeral del P. Camilo Maccise

FOTO

México, D.F 17 de marzo del 2012
 
Acabo de llegar de las exequias del padre Camilo:
 
Y la verdad en he vivido una bonita experiencia de fraternidad, de entrega, de vida, pero sobre todo de trascendencia, ese algo que nosotros los “Sobrios”, los “cuerdos”, los que sabemos y hablamos tanto de esas cosas no queremos tocar no sé si será porque “sabemos tanto” y lo damos por hecho tantas cosas o quizá porque nos falta profundizar más en este misterio que tarde que temprano se nos presenta o porque sencillamente tenemos miedo. Quien sabe qué. Lo cierto es que durante la convalecencia del padre tuve la oportunidad de ir a visitarlo y hablar con él, nunca me olvidaré su sonrisa con la que me recibió, él postrado en su cama. – “Padre”- , le dije vengo en nombre del Perú de parte de mis madres y ciertos frailes que lo tienen muy presente y están orando por usted- (la verdad creo por encima de todo) él me dijo que me agradecía sobre todo las oraciones y charlamos un poco, le comentaba que ya había empezado a llevar algunos cursos de la licenciatura y me dijo: -“ Eso está muy bien, tienes que terminarla”- A mí me dio no sé qué cosas, pero duré poco tiempo, conversé con Enrique acerca de él y coincidíamos como su altura moral le hacía permanecer sereno, en paz, uno en vez de darle ánimo a él salía de la pieza del padre reanimado. La enfermedad fue minando cada vez más. Me decía Enrique (el provincial) que el cáncer iba avanzando y si se le curaba por una parte aparecía otra obstruida, para entones (últimos días de enero, esperábamos algún milagro, pero tenía que ser muy grande). Me gustó mucho las muestras de afecto y adhesión hacia el padre que venían de todas partes del mundo (no era para menos, nuestro ex general y todo lo que hizo). Las oraciones que se llevaban a cabo en todos los conventos de nuestras madres, aquí en el teologado de san Joaquín era todos los días, las Eucaristías que por él se ofrecían, la gente que preguntaba por él y el mismo padre que en su última carta agradecía las oraciones y en donde él prometía que al llegar a cielo él lo haría por nosotros. Era todo esto algo que se respiraba un clima de eclesialidad, todos unidos en oración por un mismo fin, el padre abierto a la voluntad del Creador y dispuesto a “hacer su voluntad”, yo le decía a Enrique: -“Mira ahora sí que el padre es un teólogo a carta cabal porque no solo conoce la ciencia de Dios sino que en estos momentos la está experimentando”- NO es noche como él mismo diría en su último video de despedida sino vacío, una forma de ver la experiencia del dolor y de la muerte desde la experiencia de Dios, ese Dios que nos sostiene y al cual él hasta el último momento estaba dispuesto a hacer su voluntad.
 
El día 16, día de la virgen del Carmen falleció de madrugada, yo estaba recién operado de una fibrosis ocular, me enteré por la mañana, asistí a la primera Eucaristía, muy conmovedora por cierto, Enrique el provincial quien le había atendido en todo hasta el último momento en la casa provincial no tenía palabras para expresar, y esque cuando se ha acompañado a una persona, y se ha sido testigo de la presencia de Dios en él las palabras poco o nada pueden expresar. Hoy asistí a sus exequias y la verdad que una vez más pude comprobar que el Carmelo Descalzo es por esencia comunitario, se quiera o no, y es que compartimos la vida, sí, en medio de nuestras bajezas, miserias, dolor, sufrimiento que hacemos a los hermanos, vamos haciendo la vida, a veces marcamos para siempre o estigmatizamos al hermano con las debidas secuelas que vienen a continuación bajo ciertas “justificaciones” pero otras veces en medio de todo los hermanos suelen demostrar una gran altura moral y espiritual, algo de esto pude ver en la experiencia del padre Camilo el día que me tocó visitarlo, pero también en la homilía que un padre muy cercano a él pronunció: Y es que eso es la vida, Quedó de lado aquel dicho que se nos aplicaba de mala forma a los religiosos: “Entran sin conocerse, viven sin amarse y mueren sin llorarse”. Aquí, al menos de lo poco que he visto sí puedo decir que se fueron conociendo, se fueron amando y al final se lloraron (aunque dicen que solo lloran las mujeres) he visto llorar a algunos frailes.
 
Fue muy enternecedor al final de la Salve Regina cuando pasaron el video donde él postrado en su lecho se despedía, hablaba de su vocación, de su enfermedad y como lo llevaba, una cosa que era obvia en él y se resumía en una palabra: “Paz” así lo vivió, esas citas bíblicas que lo motivaron: “Vengan a mí los que están cansados y agobiados”, “Todo lo puedo en aquel que me conforta”, las citas de los santos padres: “Nada te turbe”... y tantas lecciones de teología que estaba dando un moribundo en su lecho caló en muchos quienes estábamos presentes viendo sus restos mortales y viéndolo hablar en aquella grabación unos sentimientos encontrados a veces poco difícil de expresar. Y es que hay cosas que no se pueden expresar con las palabras, vuelvo a decir. Yo le doy gracias a Dios porque me permitió estar en México, en esta travesía del padre, en esta Eucaristía, tuve la dicha de aunque operado recientemente del ojo haber cargado el ataúd junto con otros hermanos de la provincia, nunca olvidaré ese momento, Enrique me decía en una ocasión, -“Él te tiene presente y pide por ti”- Como no estarle agradecido a Dios por esto que me ha regalado, solo vemos y estamos acostumbrados a quedarnos con la basura, la bazofia que nos hace daño y a veces y se nos va de la manos detalles de la presencia de Dios como éstos. Y es que lo digo y lo vuelvo a decir: gracias a esta aventura del padre Camilo he podido tener una experiencia de eclesialidad, de fraternidad y de trascendencia, sí, esa trascendencia que al menos los domingos la proclamamos: “creo en la vida eterna”, hombres como él, seguro con tantos defectos, que a mí no me constan, pero tan llenos de Dios es lo que necesitamos para nuestra madre la Iglesia y para nuestra Orden.
 
¡GRACIAS PADRE CAMILO POR TU TESTIMONIO!
¡CUMPLE LO QUE AQUÍ EN ESTE MUNDO NOS PROMETISTE!
¡DISFRUTA Y SIGUE TRABAJANDO DESDE LA PATRIA ETERNA QUE DIOS TIUENE RESERVADO A LOS QUE LE AMAN!¡QUE ALGÚN DÍA PODAMOS ENCONTRARNOS PARA SEGUIR TRABAJANDO JUNTO CON LA TECHY, NUESTROS SANTOS PADRES Y TOSOS LOS SANTOS, LA COMUNIDAD QUE ALABA AL DIOS DE LA VIDA!

 

Enlace web http://www.ocdmx.org/



« Renovación de votos A los seis meses... »

¿Quieres recibir en tu email nuestro boletín informativo? Es fácil: apunta tu dirección de correo electrónico.