volver arriba

Grupo de Carisma en Barcelona

“Quedé tan cambiado y tan nuevo que su presencia renovó alma y cuerpo” (MRel, frag V, 3)

FOTO

Hemos llegado al final del curso de “Profundización en el Carisma”. Desde la Comunidad Virgen del Carmen en Barcelona, compartimos las resonancias de nuestra vivencia con un corazón lleno de gratitud y alegría.

El primer impacto fue encontrarnos con la inmensa riqueza del carisma en la diversidad cultural: India, Filipinas,  Corea, Polonia, Malawi, Congo, España, Brasil, Argentina, Perú, Chile- Francia, Colombia, Venezuela y Costa Rica.  Esto ha significado vivir y experimentar la comunión desde los diferentes dones de cada cultura, la unidad en la pluralidad, sin dejar de lado el esfuerzo cotidiano que implicó salir de una misma para dar lo mejor de si aprendiendo una de las otras.  Esta interculturalidad nos ha permitido conocer el rostro de la Congregación presente en cada hermana y en las diferentes culturas que nos impulsa a un mayor sentido misionero “más allá de las fronteras”

El programa de vida que hemos llevado en estos meses ha sido profundizar personalmente en las fuentes y recrear la vida, compartiendo en pequeñas comunidades y puesta en común. 

Nos acercamos a Francisco Palau, situado en su contexto histórico, en las raíces Carmelitanas, en su experiencia, misión y proyecto;  los aspectos nucleares y centrales del carisma: Misterio eclesial, misterio de comunión, oración-contemplación, Eucaristía, María,  Vida Teologal y  Universalidad y misión, además de otros aspectos importantes como el Silencio-Soledad, la integración personal, la lucha contra el mal, la figura de las mujeres en la Biblia y Profetismo, la historia de Juana Gratias y algunos momentos  trascendentales en nuestra historia Congregación

La experiencia se completa al pisar suelo palautiano, con todo lo que evoca de historia, nacimiento del carisma,  memoria de fidelidad, consolidación vocacional y congregacional; donde están vivas, las luchas y esperanzas de nuestra historia: Barcelona,  Santa Cruz de Vallcarca,  Aytona, Lérida, Tarragona, Monserrat, Ibiza entre otros.  

Pero quizá el viaje más importante es el recorrido interior hacia el encuentro con Jesús por caminos que siempre están a nuestra mano: la oración, la Palabra, la reflexión,  la mirada contemplativa, la espiritualidad carmelitana, en concreto los escritos palautianos, todo esto con una pedagogía de reflexión individual, reflexiones y síntesis en pequeñas comunidades y puesta en común en plenaria general, trabajos realizados con profundidad y seriedad, con actitud crítica y de búsqueda, con apertura a la comunión y al Espíritu siempre nuevo que nos sorprende en cada momento, aprovechando al máximo este espacio que nos ha brindado la Congregación. 

Nuestra alegría es mayor cuando hemos compartido con el carisma vivo: las hermanas mayores de la comunidad que nos acoge y se derrochan en detalles y con las que hemos compartido: (celebraciones, fiestas, recreaciones, liturgia); así como las hermanas de la casa Madre de  Gracia, de Tárrega, Ibiza Es Cubells, y demás comunidades apostólicas que con tanto cariño nos han recibido con verdadero espíritu fraterno: Vallcarca, Tarrasa, Badalona, Santa Coloma de Gramanet, Lérida,  y otras visitadas de forma particular,  son para nosotras testimonio y estímulo de fidelidad, de vidas entregadas a Cristo en servicio a la Iglesia y a la Congregación.

Reconocemos con gratitud a las hermanas que nos han compartido las reflexiones que ellas han profundizado desde la riqueza carismática a través de los temas y fichas de trabajo:   Hnas  Francisca Esquius,  Carmen Parra, Esther Díaz, Paloma Marchesi, Juana Casanovas, Irene Obrador, Ma. Jesús Zabalza y hermanas que nos compartieron sus reflexiones por otros medios: Gracia Navarro, Lola Jara, Pilar Munill, Ana Ortega y otras,  de manera especial nuestra gratitud a Ma. José Mariño tanto por sus conocimientos compartidos como por el esfuerzo incondicional de llevar a cabo toda la coordinación del encuentro. Muchas gracias a otras hermanas que de paso por esta comunidad,  han venido a saludarnos.

Hna Cecilia Andrés, Superiora General de paso por esta comunidad, nos invitó a seguir siempre las huellas de Jesús en fidelidad al carisma Palautiano; le agradecemos a ella y al Consejo esta iniciativa y sugerimos que se siga haciendo este espacio de profundización enriqueciendo a otras hermanas.

Agradecemos a la hermanas Hna. Pilar Miguel y Consejo Provincial de Europa, por la acogida generosa que nos brindaron de igual manera a nuestras Demarcaciones por el esfuerzo material y humano que ha supuesto brindarnos esta oportunidad.

Regresamos a nuestras demarcaciones con ánimo renovado  y con deseos de seguir profundizando en la herencia carismática recibida para ser enriquecida y compartida.

Con cariño fraterno

Cecilia Kang, Korea; Emerence Ngalula, Congo; Innocencia Chabuka, Malawi;
Ismeralda (Isabel) y Viyagula (Mary) India; Antony, Zofia Wojnarowska, Polonia;
Liliana López y Carmenza Flores, Colombia, Bogotá; Silvia Romero, Argentina;
Elisângela A. Miranda, Brasil; Maribel León y Sonia Camacho, Costa Rica; Lidia Mardones, Chile; Ana María Farizo, Chilena en Francia; Zoraida Mendoza Venezuela;
Olga Lucía Castañeda, Colombia, Madellín; Teresa Romaní, Perú;
Susan Ninfa y Mª Socorro Salatorio, Filipinas; Nirmala Macwan, India en Roma;
Ana María Díaz, España;



« Cierre de la Comunidad Ntra Sra de las Virtudes Roma Renovación de votos »

¿Quieres recibir en tu email nuestro boletín informativo? Es fácil: apunta tu dirección de correo electrónico.