volver arriba

Retiro para Jóvenes en Trzebinia

6 al 9 de julio de 2012

La Iglesia, nuestra casa - Cerca de Dios, más cerca del prójimo

FOTO

Hemos pasado unos días muy satisfactorios, bellos, unidos: Lucyna y Joanna desde la comunidad de Zabrze, las hermanas de la comunidad de Trzebinia, el padre Norbert, carmelita descalzo y las jóvenes: Ania, Agnieszka, Kasia, Magda, Sabina, Marysia y Alicja. Unas desde más cerca, otras – Kasia i Magda – han atravesado toda Polonia para llegar, hasta donde su corazón las guiaba.

Nos encontramos en la tarde del viernes, tras de la acogida, lo primero es conocerse. 

Enseguida entramos en materia con una iluminación palautiana de nuestra vida en la Iglesia que nos ha dado pie para compartir las expectativas que cada una traemos a estos días, el objetivo que nos ha reunido: dedicar un tiempo especial para ponernos en la presencia de nuestro Dios, con la ayuda de los santos del Carmelo, y desde ahí, pedir y buscar la luz sobre la propia vocación, fiarnos del Señor y desde esta confianza responder a su llamada.

Hacia este objetivo han ido caminando las actividades; el sábado confiamos nuestra respuesta (a veces sin descubrir aún) a María. Lo hacemos peregrinando, andando por la montaña, nos dejamos interperalar por el signo del caminar y de la montaña. Tenemos que pasar de una montaña a otra, de una subida a un descenso ... Encontramos un bello santuraio mariano de los salesianos y allí hemos celebrado la Eucaristía (!apenas antes de las bodas!);

Después de la Eucaristía, ahí mismo, en un hermoso rinconcito, hemos recobrado fuerzas con la comida, y un poco de tiempo más en lo que dejábamos pasar una pequeña tempestad, qué de todo hay en el camino.

Volviendo a casa, hemos experimentado como se hace camino al andar... es nuestro pequeño secreto. Un bello camino con momentos de oración, reflexión en el silencio, compartir experiencias (teniendo de fondo la experiencia de Dios en Sta Teresa de Jesús), de compartir las preguntas.

En otros tramos acompañó nuestra reflesión San Juan de la Cruz, maestro y guía y Teresa de Lisieux.

El domingo, en cambio, ha sido un día de silencio total, de adorar los designios de Dios, de acogerlos.

Al final de la densa jornada, la cena alrededor del fuego y, un hermoso, nomento de recración y descanso cantado y recantado.

Hubo oportunidad para continuar toda la noche en adoración ...

El lunes concluímos nuestro encuentro con la iluminación del camino vocacional desde la vida de Teresa Benedicta de la Cruz, Edit Stein.

Unas últimas palabras que recogieron la evaluación y... enriquecidas por el encuentro: ¡Es hora de caminar, adelante!




« Orando y conviviendo paso a paso Segundo encuentro de voluntari@s en Trigueros »

¿Quieres recibir en tu email nuestro boletín informativo? Es fácil: apunta tu dirección de correo electrónico.