volver arriba

Pamplona - 7º

San Juan de la Cadena 1, 7º
31008 PAMPLONA (Navarra)
Tel. y Fax: 948 27 24 03
e-mail: elcarmelo@terra.com

 

 

Pamplona - COMUNIDAD “SAN JOSÉ”

 

¿Quién no recuerda la “casa noviciado” de Pamplona con su hermosa iglesia, el patio San José, la inmensa huerta y las numerosas novicias y postulantes paseándose por ella? Eran otros tiempos, pero aquel edificio y comunidad fundada en 1935 y que desapareció en 1977, tuvo y tiene hoy su continuidad en las comunidades que habitan en el mismo solar de antaño. Una de esas comunidades es la nuestra, que está ubicada en el 7º piso dela Residencia “El Carmelo”.

Conformamos la comunidad nueve hermanas de edad avanzada pero que, gracias a Dios, en este momento nos sentimos fuertes. No tenemos una misión específica, pues la Residencia de jóvenes universitarias que desde los comienzos se atendió principalmente desde esta comunidad, pasó a depender de la comunidad del 8º en el año 2006.

Hoy nos sentimos misioneras a través de las pequeñas acciones que realizamos: atención en la portería de la Residencia, acogida de las hermanas que llegan a la comunidad, confección de prendas para la tómbola misionera, cuidado de familiares enfermos. Además compartimos nuestra espiritualidad con dos grupos de oración; una hermana trabaja en la pastoral sanitaria en el hospital de San Juan de Dios y además colaboramos con algunas actividades solidarias para los proyectos de Prokarde y también participamos en otras actividades de la Congregación.

Son éstas pequeñas semillas de Reino que vamos sembrando día a día, entre nosotras y con las personas con las que nos relacionamos.

Queremos en esta etapa de la vida, dedicar más tiempo a la lectura y oración, ir trabajando en la vida cotidiana para crecer en el amor y que nuestras relaciones comunitarias sean más humanas, fraternas y universales. A través de todo ello, experimentamos que el Señor mantiene viva su llamada en nosotras.

Vivimos con gozo, sencillez y gratitud nuestra vocación, conscientes de nuestras muchas debilidades y limitaciones, pero confiadas en la misericordia y bondad del Señor. Así con toda esta vivencia, nos vamos preparando para el encuentro definitivo con el Señor, que dada nuestra edad, mucho no puede tardar.



¿Quieres recibir en tu email nuestro boletín informativo? Es fácil: apunta tu dirección de correo electrónico.