volver arriba

Encuentro con Francisco Palau

FOTO

El contacto personal de Juana con Francisco, pudo haber tenido lugar en alguna de esas peregrinaciones realizadas al Santuario. No se excluye que el encuentro se hubiera producido en Gramat, durante alguna correría misionera, realizada por el carmelita en la diócesis de Cahors. Lo decisivo para Juana fue que, desde que conoció a Francisco, poniéndose bajo su dirección espiritual, imprimió un nuevo rumbo a su existencia, quedando vinculada, de por vida, a su Director.

La historia de la región recoge datos sobre la existencia, en 1845, de un grupo femenino de jóvenes atraídas por la espiritualidad del ermitaño, instaladas muy cerca del Santuario de Livron, en una casita levantada con el aporte económico de Teresa Christiá. Compartían con ella, vida y morada, María Bois, Juana Gracias y Virginia. Tanto el grupo femenino, como el masculino, soportaban constantes amenazas por parte de autoridades locales y de ciertos eclesiásticos, que no aceptaban el tipo de vida que llevaban ni los toscos hábitos que portaban.



« Juana Gratias viaja a España para iniciar un ensayo fundacional Hogar - Nacimiento de Juana Gratias »

¿Quieres recibir en tu email nuestro boletín informativo? Es fácil: apunta tu dirección de correo electrónico.