volver arriba

En la Escritura

FOTOElias orando delante de la cueva

Elias orando delante de la cueva

La cueva de Elías: 1 Re 19, 9-16

“Allí entró en la cueva, y pasó en ella la noche. Le fue dirigida la palabra de Yahveh, que le dijo: « ¿Qué haces aquí Elías?» El dijo: «Ardo en celo por Yahveh, Dios Sebaot, porque los israelitas han abandonado tu alianza, han derribado tus altares y han pasado a espada a tus profetas; quedo yo solo y buscan mi vida para quitármela». Le dijo: «Sal y ponte en el monte ante Yahveh». Y he aquí que Yahveh pasaba. Hubo un huracán tan violento que hendía las montañas y quebrantaba las rocas ante Yahveh; pero no estaba Yahveh en el huracán. Después del huracán, un temblor de tierra; pero no estaba Yahveh en el temblor. Después del temblor, fuego, pero no estaba Yahveh en el fuego. Después del fuego, el susurro de una brisa suave. Al oírlo Elías, cubrió su rostro con el manto, salió y se puso a la entrada de la cueva. Le fue dirigida una voz que le dijo: «¿Qué haces aquí, Elías?» El respondió: «Ardo en celo por Yahveh, Dios Sebaot, porque los israelitas han abandonado tu alianza, han derribado tus altares y han pasado a espada a tus profetas; quedo yo solo y buscam mi vida para quitármela». Yahveh le dijo: «Anda, vuelve por tu camino hacia el desierto de Damasco. Vete y unge a Jazael como rey de Aram. Ungirás a Jehú, hijo de Nimsí, como rey de Israel, y a Eliseo, hijo de Safat, de Abel Mejolá, le ungirás como profeta en tu lugar”.

FOTOCueva de Elías (Monte Carmelo)

Cueva de Elías (Monte Carmelo)

Primavera: La paloma en la cueva: Ct 2, 8-14

Oíd a mi amado que llega 
saltando y brincando 
por montes y vegas,
igual que un cervato,
como una gacela;

se para detrás de la tapia,
detrás de la cerca,
mirando, espiando
ventanas y rejas.

Mi amado me canta:

Levanta, princesa, 
y vente conmigo. 
Pasó ya el invierno,
las lluvias se alejan;
florecen los campos:
es la primavera.

La tórtola arrulla,
verdea la higuera.
levántate, amada,
huele, ya perfumean las cepas.

Paloma mía escondida
en los huecos de las peñas,
de barrancos y quebradas
en las grietas.

Déjame ver tu figura,
déjame escuchar tu voz:
¡cómo acaricia tu voz,
cómo encanta tu figura!

FOTOIcono de las mujeres en el sepulcro

Icono de las mujeres en el sepulcro

El Sepulcro nuevo como Cueva y Útero de Vida Nueva: Mt 28, 1-8; Mc 16, 1-8; Lc 24, 1-11; Jn 20, 1-18.
Lc 23, 55- 24, 10:

Las mujeres que habían venido con él desde Galilea, fueron detrás y vieron el sepulcro y cómo era colocado su cuerpo, Y regresando, prepararon aromas y mirra. Y el sábado descansaron según el precepto.
El primer día de la semana, muy de mañana, fueron al sepulcro llevando los aromas que habían preparado. Pero encontraron que la piedra había sido retirada del sepulcro, y entraron, pero no hallaron el cuerpo del Señor Jesús. No sabían que pensar de esto, cuando se presentaron ante ellas dos hombres con vestidos resplandecientes. Como ellas temiesen e inclinasen el rostro a tierra, les dijeron: « ¿Por qué buscáis entre los muertos al que está vivo? No está aquí, ha resucitado. Recordad cómo os habló cuando estaba todavía en Galilea, diciendo: "Es necesario que el Hijo del hombre sea entregado en manos de los pecadores y sea crucificado, y al tercer día resucite. "» Y ellas recordaron sus palabras. Regresando del sepulcro, anunciaron todas estas cosas a los Once y a todos los demás. Las que decían estas cosas a los apóstoles eran María Magdalena, Juana y María la de Santiago y las demás que estaban con ellas”.



En Francisco Palau »

¿Quieres recibir en tu email nuestro boletín informativo? Es fácil: apunta tu dirección de correo electrónico.