volver arriba

Juana Gratias, paradigma de compromiso y fidelidad

Recordando su Pascua

FOTO

Entregaba fielmente al Señor su vida, la víspera de Navidad, el 24 de diciembre de 1903, sumida en  máxima pobreza y aislamiento de toda  querencia congregacional, a excepción de su profunda  fidelidad  a la Iglesia y al Fundador, que como él,  podía repetir: Me comprometí  a un estado de vida cuyo espíritu podía practicar hasta la muerte independientemente de todo acontecimiento humano.

        Esta pequeña e insignificante semilla de querencia congregacional, que no pudieron saborearla ni ella ni el Fundador, hoy día, es una fuerza eclesial  dispuesta a seguir sembrando, con hondura y compromiso, nuevos frutos de espiritualidad carmelitana misionera, a pesar de todo acontecimiento humano.

 

                                                  M. Consuelo Orella  cm



« Hogar - Nacimiento de Juana Gratias

¿Quieres recibir en tu email nuestro boletín informativo? Es fácil: apunta tu dirección de correo electrónico.