volver arriba

Abandonarse receptivamente

FOTO

Vamos a empezar este momento de entrega y abandono consciente en Dios, mirando fijamente uno de los objetos que tengas al alcance de tu vista…. Míralo fija y pausadamente durante unos minutos; no pienses en el objeto, no le pongas nombre ni etiquetas, tan sólo míralo…. A la vez que tienes toda tu atención puesta en el objeto, siente cómo tu cuerpo se va relajando….. tu cabeza… tu rostro… los hombros van cayendo relajados… tus brazos y manos descansan…. Recorres la columna… sientes tus nalgas apoyadas en la silla y vas bajando hacia los pies que descansan sobre el suelo……

Quizá notes que alguna parte de tu cuerpo empieza a vibrar… descansa tu atención en la vibración y déjate absorber por ella…… o quizá percibas que experimentas dos niveles de atención: ves el objeto y al mismo tiempo vas penetrando en tu cuerpo interno….. Siente tu cuerpo desde dentro….. habita tu cuerpo con plena atención en él… habita tu cuerpo-habita tu cuerpo………. Siente tu cuerpo desde dentro………… enraízate en él…………. Deja correr tus pensamientos sin detenerte en ellos y dirige tu atención al cuerpo interior…….. percibe como poco a poco vas moviéndote a una más profunda realidad………… la Presencia Divina habita dentro tuyo………… déjate atraer y absorber por esa Presencia…… ábrete completamente a esa sensación honda de sentirte habitada…………

Ahora escucha atentamente y deja que penetren y se impregnen en tu cuerpo las palabras que dirige Dios a toda tu persona: "Permanece abierta….. receptiva…. abandonada….. en hondo silencio interior………… déjate amar……….. entrégate totalmente………… descansa en …. quiero hacerte UNA en … eres mía……… me perteneces………… te he llamado por tu nombre………"

Permanece……….. permanece ………….. permanece atenta a esa presencia. No permitas que la mente se aleje y haga excursiones a otros lugares ….. si te distraes, vuelve tu atención al cuerpo interno donde te sientes habitada por una Fuerza y una Presencia más grande que tú misma………… descansa ahí…. permanece ahi …. y vuelve la mirada al interior siempre que te distraigas……….. Permanece así: receptiva, atenta, abandonada, entregada durante 20 minutos….

Nota:Si tienes un “timer” ajústalo a 20 minutos……… El concretar el tiempo, ayuda a permanecer en la Presencia con plena atención, sin pensar en que se te va a hacer tarde para otras cosas.

Paloma Marchesi, cm



« Tiempo de silencio interior Vida eremítica urbana - Vall-Par “Un pequeño desierto en la ciudad” »

¿Quieres recibir en tu email nuestro boletín informativo? Es fácil: apunta tu dirección de correo electrónico.