volver arriba

¿QUÉ DESEAS, QUÉ BUSCAS, QUÉ ESPERAS?

Navidad

FOTO

Según el calendario cristiano aún no ha comenzado el adviento. Entro en el gran supermercado que hay al lado de mi casa y las estanterías más cercanas están llenas de juguetes, y un poco más allá a la derecha, los turrones, y sigo y a la izquierda están los típicos dulces de navidad…

Estoy tan acostumbrada a verlo así todos los años que en mi interior luchan el cansancio y la alegría ante otra Navidad. Sí, quiero que mi NAVIDAD sea una NAVIDAD con mayúsculas.

Se me ha ocurrido que estos preparativos son como la estrella que allá en Oriente movilizó a los Magos y he vuelto a leer el texto de Mateo 2, 1-12, y… el texto me hace caer en la cuenta de que…

Jesús nació en Belén. Belén y Jericó son las ciudades más bajas del planeta con todo lo que ello conlleva para hacer nacer y crecer la vida.

FOTO

Belén está muy cerca de Jerusalén donde vive Herodes y también los sabios, sacerdotes y entendidos de la ley de Moisés, los que miran por la tradición, las costumbres y las promesas hechas por Dios a su pueblo. Estaban muy cerca de donde nació el Mesías pero, no se enteraron de nada. Tuvieron que venir unos MAGOS DE ORIENTE, de muy lejos, para que ante sus preguntas empezaran a caer en la cuenta.

Y yo sigo cayendo en la cuenta de que a los magos les bastó ver una estrella entre millones y millones de estrellas para ponerse en camino. La estrella, dio el aviso y desapareció entre sus hermanas las estrellas. Eso no amedrantó a los magos, ni les hizo cambiar de opinión. Tenían suficientes datos. No necesitaban la estrella para encontrar al Rey de los Judíos. Si había nacido el rey de los judíos lo más lógico es que hubiera nacido en Judea, y probablemente en el palacio del Rey, en la capital del reino, por eso se dirigieron hacia allá y llamaron en el palacio de Herodes.

Herodes se sorprende de la noticia de los Magos, y de que tal noticia les haya hecho hacer un viaje tan largo. Se inquieta y pregunta a los Sumos Sacerdotes y a los conocedores de la Ley, TODA JERUSALEN QUEDÓ MUY ALBOROTADA. Todos los que creen que tienen algo que perder con este nacimiento, ayer y hoy, quedan desconcertados.

FOTO

Los magos buscaban al NIÑO desde sus lejanas tierras. Herodes lo tenía al lado y no se había enterado. La estrella brilla para todos, estaba en el cielo para los magos, para los sabios, para los sacerdotes de Israel. Cada uno vio la estrella, que anunciaba, no guiaba, según sus expectativas. En los magos hay sorpresa, alegría, movimiento. En Herodes hay temor, porque se sintió amenazado ¡por un NIÑO!

Nuestras expectativas se alimentan de nuestros deseos, esperanzas, miedos, sueños… estos días nos preparamos a recibir a Alguien que viene, que está viniendo, que es enorme y que se encierra en lo frágil, que se encierra en un NIÑO que lo necesita todo.

¿Cuáles son mis expectativas? ¿Qué contienen? ¿De qué se alimentan? ¿Qué rasgos de la actitud de Herodes descubro en mí? ¿Qué actitudes de los Magos con Jesús reconozco dentro de mí? ¿Dejo reinar a Dios en todas las áreas de mi vida? ¿En qué me ayuda qué Jesús sea una persona como yo? ¿Cuándo tiendo a sacar a Dios de mi vida? ¿Qué espero esta Navidad?

A veces es fácil perderse lo que Dios me regala porque no soy capaz de reconocerlo, porque esperaba “otra cosa”, porque mis expectativas son radicalmente distintas al actuar de Dios que se revela en la nada, en lo pequeño, en lo infecundo.

Los Magos le buscan porque esperan algo, le traen regalos y le brindan vasallaje. Reconocen en él al enviado de Dios, al Rey de los Judíos, al Enmanuel.

También Herodes espera algo, y por eso teme y mata, por lo que para él, ese “recién nacido” significa en cuanto opositor.

El camino que hacen los Magos es un itinerario de fe, no muy diferente al mío. Dios siempre sorprende a los que se ponen en camino.

Ponte en camino. No olvides que Dios nace en lo más sencillo, oscuro, frágil, mal oliente, húmedo y solitario. Puede nacer también en lo más oscuro de mi vida, de mi historia, de mi corazón. Busca dentro de ti y busca en todos los rincones incluso en aquellos que te avergüenzan. Dios nace en ti ¿te lo vas a perder?

FELIZ NAVIDAD

Mª Victoria (Charo) Alonso

 



« Conociendo a Jesús de Nazaret Orar y Servir »

¿Quieres recibir en tu email nuestro boletín informativo? Es fácil: apunta tu dirección de correo electrónico.