volver arriba

ERMITAÑA DESDE MI COMUNIDAD

La obra grande de Dios en el hombre, se labra en el interior

FOTO

Pisar día a día la zona de Vallcarca-Els Penitents, en la parte más alta de Barcelona, mirando la ciudad y dejando que la vista abrace tanta búsqueda, tanta carencia, tanta posibilidad… Leer la vida desde ahí, con las claves de lectura aprendidas de Francisco Palau… Descubrir que, ayer como hoy, la contemplación y la misión van de la mano. Todo un reto interior para aprender y para compartir lo aprendido. A la luz de un carisma, el palautiano, que centra el amor y lanza al compromiso… Desde este rincón tan lleno de la presencia de Palau, sigo comunicando la vivencia eremítica desde mi comunidad. Silencio y soledad que acepta y respeta la diversidad de la vida ciudadana, y sus inconvenientes de ruido, ajetreo… Es un medio de este fragor donde la vida eremítica tiene su sentido de desierto en medio de la ciudad.

 

FOTODespacho Social

Despacho Social

No hace mucho una Hna. me interrogó diciéndome que ella siempre ha visto en mí una gran sensibilidad hacia los más pobres y que ahora no entiende que tenga una postura totalmente distinta. Agradezco la confianza en la comunicación, pero tengo que recordar que el distintivo de la Carmelita Misionera es: “Amor a Dios, amor a los prójimos, éste es el objeto de mi misión”. Intento estar abierta al servicio a los demás, especialmente los más débiles y desfavorecidos desde mi vida como ermitaña urbana (esporádicamente), desde el Despacho Social de acogida y orientación al inmigrante, y el Grupo Solidario Misionero, atendido por nosotras en la Parroquia. Sabemos que la pobreza va más allá de la falta de ingresos y recursos para garantizar unos medios de vida sostenible. La pobreza es un problema de derechos humanos. Entre las distintas manifestaciones de la pobreza figuran el hambre, la falta de vivienda digna y el acceso limitado a otros servicios básicos como la educación o la salud. Por esto trabajamos en red con otras Instituciones. Desde la soledad y el silencio, se escucha mejor el grito del que nos necesita. Nos hace creativos para el servicio. Me dispongo estar abierta al Espíritu desde el Proyecto Comunitario.

 

FOTOMontando la Tienda Solidaria

Montando la Tienda Solidaria

Vivir en la simplicidad de la soledad y el silencio, permaneciendo y regresando a ella en la medida de las obligaciones comunitarias. Este estilo de vida me va ayudando a ver lo mejor en casi todas las situaciones y de comprenderlas como un don, me hace crecer en gratitud. Intento viajar con frecuencia hacia el interior, como disciplina del corazón.

El coronavirus ha proporcionado un doloroso pero oportuno recordatorio de que somos miembros de una sola comunidad humana, esta epidemia ha cruzado fronteras, que nos hace reconocer frágiles a todos. La soledad es tan necesaria como el oxígeno para respirar, la soledad es generadora de fortaleza. Francisco Palau, es el autor de la búsqueda de “ahondamiento” en el propio interior. Es la reflexión del “silencio” o del “vacío” la que dio vida en el lenguaje y formas concretas del P. Palau, aprendiendo así a “oír” y a “ver” la verdad en la historia. En ese “yo profundo” se llega a la experiencia honda del Cristo Total que compromete a vivir, dar y esperar. “La soledad, alienta, serena el corazón, pero inquieta y compromete la vida. El amor no puede estar en el hombre ocioso” (M. Rel. 15, 1).

El Señor no me pide que viva la vida eremítica en la montaña, sino procurar abrazar el sentido palautiano: contemplativas en misión. Siempre con discernimiento equilibrar los momentos de soledad y el compromiso comunitario, buscando el bien común. “Porque te amo, busco en los servicios ocasión de complacerte…Pues si me amas, tendrás penas a medida del amor” (M. Rel. 9, 7). “Cuida… consuela…alivia…” (M. Rel. 1, 31). “La obra grande de Dios en el hombre, se labra en el interior “ (Ct. 38, 2 ).

Os invito a abrir la pág. 239, 1-9 Escritos Francisco Palau “La Vida Solitaria”, para hacer nuestro el Himno de Alabanza.

Hna Francisca Esquius CM



Tiempo de silencio interior »

¿Quieres recibir en tu email nuestro boletín informativo? Es fácil: apunta tu dirección de correo electrónico.