volver arriba

Hacia la Interioridad. Ejercicio 1

¿Cómo empezar en este camino hacia tu propia interioridad?

Para ayudarte a silenciar la mente y entrar en tu "cueva" interior puedes comenzar sintiendo tu cuerpo.... recórrelo de pies a cabeza para que se vaya relajando, aquietando; siéntelo, escúchalo. O si prefieres presta atención a la respiración. La respiración consciente acalla y pacifica la mente. La atención plena a la respiración nos introduce en la quietud, en la paz interior. Respira a tu ritmo, conscientemente.... durante unos minutos....

Después.... acércate más y más a tu interior y recibe la VIDA; siente la vida, la vida que te habita, la vida que te sostiene, la vida que es Presencia Trinitaria en "ese" tu más profundo centro.... y ahí permanece inmóvil, receptivo, en profunda quietud durante 20 minutos cada día. Abandónate en Dios, entrégate a su acción amorosa.... Empieza hoy con uno o dos minutos y vas aumentando hasta llegar a 20 o 30 minutos dos veces al día. Si te distraes vuelve a tomar contacto con la respiración o con tu cuerpo.

No es fácil, te vas a encontrar con muchos condicionamientos y bloqueos pero..... CONFÍA!! Si aprendes a acallar la mente y a permanecer receptivo e inmóvil a la Presencia y acción sanadora de Dios descubrirás lo que ERES: amor, alegría, creatividad, pureza, paz, felicidad, quietud.... Si "eso" ERES, ¿qué o quién podrá separarte de tan gran AMOR?

FOTO




« Hacia la Interioridad. Ejercicio 2 Tu experiencia en la cueva »

¿Quieres recibir en tu email nuestro boletín informativo? Es fácil: apunta tu dirección de correo electrónico.