volver arriba

Vigilia de la Inmaculada

FOTO

          El 8 de diciembre de 1854, el Papa Pío IX, promulgó un documento llamado "Ineffabilis Deus" en el que estableció que el alma de María, en el momento en que fue creada e infundida, estaba adornada con la gracia santificante.

La Virgen María fue "dotada por Dios con dones a la medida de su misión tan importante" (Lumen Gentium). El ángel Gabriel pudo saludar a María como "llena de gracia" porque ella estaba totalmente llena de la Gracia de Dios.

Dios la bendijo con toda clase de bendiciones espirituales, más que a ninguna otra persona creada. Ella es "redimida de la manera más sublime en atención a los méritos de su Hijo". (LG, n. 53)

La devoción a la Inmaculada Concepción es uno de los aspectos más difundidos de la devoción mariana. Tanto en Europa como en América se adoptó a la Inmaculada Concepción como patrona de muchos lugares.

En ella Dios nos regala las gracias necesarias y suficientes para cumplir con la misión que nos ha encomendado.

María vivió atenta y disponible para la misión que Dios tenía para Ella.

Con ella oramos, a ella nos confiamos y bajo su protección nos acogemos.

Documentación: Vigilia de la Inmaculada



« Celebrar la Navidad Padre Nuestro en adviento »

¿Quieres recibir en tu email nuestro boletín informativo? Es fácil: apunta tu dirección de correo electrónico.