volver arriba

Cuaresma: El día del Señor, el tiempo de la misericordia

FOTO

          "Este es el día del Señor, este es el tiempo de la misericordia". Es el tiempo de buscar la paz, la justicia y el derecho de todos. Es un tiempo para confiar en Dios y para hacer posible la solidaridad. Es un tiempo para adentrarse en el desierto, enfrentarse a las tentaciones, dejar que brote la Palabra de Dios.

          Es tiempo de caminar, de volver al primer amor, de reconocer lo nuevo, lo que está naciendo; es tiempo de esperanza, de confiar, es tiempo... de abrazarse a la noche seguros de que la noche es siempre la antesala del amanecer, y siempre hay una amanecer.

          El pórtico de la Cuaresma se sitúa en el "miércoles de ceniza". El rito de la ceniza no es de antes de ayer, ni de hace 2000 años, el rito de la ceniza proviene de tiempos muy remotos, de culturas acenstrales que otorgaban a las cenizas poderes regeneradores.

          En el siglo X la Iglesia la incorpora a su sacramental, como signo que nos acerca a la salvación de Dios.

          Ni la ceniza, ni el desierto, ni el ayuno, ni la abstinecia, ni la limosna, ni la oración, deben convertirse en un signo mágico, todo será nada sino nos lleva a actuar según el estilo de vida que nos propuso Jesús de Nazaret. 

          ¿Cómo hacer que nuestra limosna se convierta en solidaridad?, ¿Cómo lograr que la oración -trato de amistad con quien sabemos nos ama- nos ayude a sentirnos en sintonía con el Dios de Jesús de Nazaret, el que recorría los caminos de Palestina expresando en obras concretas su unión con el Padre?, ¿Cómo serán nuestros ayunos, nuestras privaciones, para que más allá de cumplir un mandato religioso, sea una austeridad que nos haga solidarios?

          Y todo seguirá siendo nada, si cada paso de nuestro caminar no está iluminado con una sonrisa. Los cristianos deberíamos de recuperar la alegría de quien se sabe en "la palma de la mano de su Dios", "tatuado sobre ella", "alzado sobre sus rodillas" ¿Qué pueblo ha tenido un Dios que se preocupe de él como un padre por sus hijos?. La alegría es la mejor manera de demostrar que somos hombres y mujeres que creen en la fuerza de la Buena noticia de Jesús.

          Es tiempo de caminar, de atravesar el desierto, "el camino más largo comienza con un solo paso"; al final del desierto está Jersalén, la cruz, y allí, pegadito al Calvario, en un sepulcro por estrenar... el milagro de la resurrección.

          Comienza a caminar, no tengas miedo, no estás sólo,...

FOTO


PowerPoint





« Hinéni: ¡Voy a la huelga! Poner alma en la RED »

¿Quieres recibir en tu email nuestro boletín informativo? Es fácil: apunta tu dirección de correo electrónico.